La noche del pasado 16 de diciembre, se presentó la dupla Hidrogenesse , conformada por Carlos Ballesteros (voz) y Genís Segarra (teclados). Ambos integrantes vinieron desde Cataluña, España para presentarse ante su entregado público de la CDMX. El lugar encargado de amenizar la fiesta, fue el conocido bar “Pasagüero” donde ya antes se han organizado eventos de excelente calidad. Antes de que Hidrogenesse tocara, el concierto fue inaugurado por Planeador, un grupo nuevo, el cuál dio a conocer a la audiencia que era su primer concierto y que estaban muy felices de estar ahí.

Planeador

Comenzaron a tocar alrededor de las 10:00 p.m. un repertorio de aproximadamente 7 canciones, las cuales sirvieron  para que el bar comenzara a entrar en ambiente y de igual manera, se llenara para el evento principal.
A las 11:30 de la noche el grupo español hizo presencia en el escenario, ambos integrantes subieron y probaron que todo su equipo estuviera bien conectado para empezar a tocar, prosiguiendo, los integrantes fueron a cambiar de vestuario para dar inicio. Ambos con una vestimenta un tanto inusual y tétrica, ya que uno de ellos saltó a la tarima en tacones y con un leotardo negro con rayas blancas.

Hidrogenesse

Alrededor de gritos, cortesía de todo el público, los integrantes se auto nombraron “Manolo y Venancio“, afirmación que hizo reír a carcajadas a todos. Comenzaron a tocar , tomaron sus posiciones y la tocada dio inicio , su público muy prendido, gritando y bailando de una forma que para ellos era tan natural, que no costaba trabajo hacer los pasos disfrutando del concierto y haciendo pasar un buen rato a todos.
Los dos españoles no se notaban nada serios, hacían de su show algo divertido por sus comentarios y por la forma de bailar y expresarse, en especial del vocalista. Canciones como “Dígito binario dudoso”, “Caballos y ponis” y “disfraz de tigre”  hicieron que el público se prendiera bailando y otros, algo tímidos, únicamente disfrutaban de la música.

Entre las canciones, pudimos conocer el estilo de los integrantes denominado por los asistentes como Pop-electrónico.
El concierto finalizó alrededor de las 1:20 de la madrugada, dejando al público agotado, pero muy satisfecho, después de casi dos horas de show.