Loading...
Pluma Libre

De la música y otros amoríos

Ya apesta a 14 de febrero. Las bolsas plásticas con objetos varios, los chocolates, bombones, cartitas perfumadas, las rosas, el amor, … ya rondan pensamientos y tiendas por doquier. Ese sentimiento tan bello y tan tragicómico a veces que puede llegar a ser el amor, nos invade a todos por igual. Sentimiento de invencibilidad, cursilerías, ternura y demás llena el corazón de alegrías.

En el mundo de la música y el rock para ser específicos, ha habido grandes parejas que nos han hecho creer en él y… también no. Porque la vida no es color de rosa o un parque de diversiones, es cruel e injusta y algo complejo como el amor, no siempre termina bien; la personalidad única de un individuo y más la de un artista siempre entra en contradicción con el ser querido; una revolución interna se lleva a cabo y no siempre sucede lo que uno espera.

Sin embargo, eso no demerita la emoción intensa y el que alguien pueda llegar a enamorarse profundamente de alguien, aunque sea a su manera y sea un tipo de relación destructiva.

Aquí y ahora, se presentará un listado (no en orden de importancia) de algunas parejas en el mundo del rock. ¿Para bien o para mal? ¡Qué importa!, amor es amor a fin de cuentas.

John Lennon y Yoko Ono

Qué más puedo decir acerca de esta pareja. Predecible o no su aparición en esta lista no importa. No puedes mencionar parejas del rock sin hacer alusión a esta. Complicada; con violencia; con excentricidades; y un poco de abnegación (no diré de parte de quien) son algunos adjetivos que describen trece años de Lennon y Ono.

Virtuoso músico y gran artista. ¿Qué si Yoko separó a The Beatles? No lo sabemos con exactitud. Lo que sí sabemos es que su encuentro en la Indica Gallery, galería de arte en Londres, ese 9 de noviembre de 1966 corresponde a esos flechazos inexplicables que le pueden pasar a cualquiera. Y vamos, ¿aparecer desnudo en posición fetal agarrado a tu pareja en la portada de una revista musical muy importante no es amor?

Jim Morrison y Pamela Courson

Ya saben, Jim Morrison, el rey lagarto, voz y líder de The doors. Ese hombre nació con pegatinas para las chicas. Aunque cuenta la leyenda que Morrison al conocer a Pamela Courson le dijo “tú eres la elegida” eso no le impidió engañarla en más de una ocasión con las cientos o quizás miles de fans que deseaban al virtuoso guitarrista.

En cierta ocasión una amiga me dijo que el tipo lo tenía todo: era guapo, tenía una voz envidiable y talento musical, e incluso agregó con cierta malicia que “estaba rebueno el cabrón”, vaya, vaya. Quizás por eso Pamela siguió el camino de drogas y excesos sólo para no perderlo ante las muchas admiradoras que eran pretendientes del artista. Como sea, Pamela soportó toda embestida y vivió con Morrison hasta ese trágico 3 de julio de 1971 en París, donde el “poeta maldito” muere ahogado en su bañera según las versiones oficiales. Sólo 3 años después Pamela muere por una sobredosis de heroína.

Bob Dylan y Joan Báez

De acuerdo, se cambia la dinámica. No todos los amores son de toda la vida y quiero acentuar esta parte. Dylan y Báez fueron pareja entre 1963 y 1965, el dato puede no ser preciso pero nos da una idea. Esta historia como las anteriores es extensa, así que no ahondaré en detalles, basta decir que Báez descubre a Dylan y lo presenta como artista invitado en sus giras en Nueva York y Nueva Inglaterra.

El dúo Báez-Dylan se populariza con canciones de protesta y por su asistencia a grandes eventos de la resistencia civil en los Estados Unidos. Su relación profesional se vuelve sentimental tiempo después y ambos profesan su amor allá a donde iban. Sin embargo, el éxito independiente de Bob Dylan y su ego, provocan la ruptura durante la gira británica en 1965 que este realiza sin Báez.

Como se sabe él se casa con Sara Dylan y ella con David Harris, pero ambos matrimonios no durarían.

Dylan y Báez no compartieron trece años idílicos o murieron estando juntos, sin embargo, lo fundamental de su unión fue el impacto en sus carreras, lo paralelas que fueron siempre sus vidas, así como la creación de una de las mejores canciones de Báez ‘Diamonds and rust’, que hace comprender que el final del amor no siempre es casarte y tener hijos, sino una unión única que saca lo mejor de ti y llena tu vida de un algo que te hace feliz que casi nunca terminamos por entender.

Aquí les dejo esta gran canción.

Kurt Cobain Courtney Love

Sí, tenían que estar aquí. La fecha y lugar donde se conocieron son inexactos, sólo que comenzaron a salir por 1991. No puedo agregar mucho más de lo que ya se conoce. La de Cobain, una vida bastante triste: su depresión, su bronquitis, su adicción a la heroína. Casarse con Love no marcó diferencia, sólo que tal vez podamos afirmar que fue feliz en lo que pudo.

De lo rescatable de esta pareja tenemos “Heart shaped box”, que según dicen hace referencia a una caja en forma de corazón que le regaló Love. Ella misma dice que la canción trata sobre su vagina.

Aquí va.

Sid Vicious Nancy Spungen

Un poco de punk no viene mal. He aquí a Sid Vicious Nancy Spungen. ¿Qué más puedo decir de ellos? Heroinomanos, fiesteros, groseros e indecentes, un arquetipo de la pareja descontrolada que vive en el total exceso.

Desde que se conocieron estos dos surgió una química imbatible. Él se unía como bajista de Sex Pistols y ella recién llegada de Estados Unidos, novedosa y fresca.Compartían actividades en pareja: se drogaban juntos, hacían desastre juntos, ofendían a otros juntos, qué dulces ¿no lo creen?

Sus vidas tuvieron tantos bajones y subidones producto de la droga y su vida irregular. Problemas con los miembros de Sex Pistols, que dicho sea de paso, eran sus amigos también, no se hicieron esperar, problemas que terminaron con la salida de Vicious del grupo.

Nancy fue manager de su novio mientras que su adicción a las drogas se lo permitía. Sid llegó a grabar tres discos en solitario antes del fatídico asesinato de Spungen en una fiesta que ellos habían organizado en su apartamento. Este fue acusado pero liberado tiempo después. Se suicida no mucho luego de su salida de prisión con una sobredosis de heroína, junto a una nota en la que pedía ser enterrado junto a Nancy.

Jimi Hendrix y Kathy Etchingham

Para concluir, otro virtuoso de la música un tanto mujeriego (un poquito nada más). Jimi Hendrix recordado por sus grandes creaciones como ‘Purple haze’, ‘All along the watchtower’, o ‘Vodoo child’, tuvo una mujer en su vida… bueno tuvo varias, pero una que realmente lo quiso fue Kathy Etchingham.

Se conocieron muy jóvenes, ella de veinte, él de veinticuatro. Él tocaba para un pequeño grupo de personas en un bar de nombre Scotch of St James en Londres, entonces ella llegó y en minutos la atracción fue inevitable. Una pareja dulce en más de un sentido, que antes del despegue de la carrera de Hendrix, se divertían en cosas tan triviales como juegos de mesa o viendo televisión. En alusión al despegue de su carrera, fue precisamente eso lo que llevó al rompimiento. Las giras por Estados Unidos, el cambio de carácter dulce a roñoso de Hendrix, su adicción a las drogas y constantes infidelidades desgastaron la relación hasta al quiebre.

Aun así, Etchinghm estuvo para él en los momentos de crisis, y aunque al momento de su muerte el 18 de septiembre de 1970 estuviera Monika Dannemann (mujer alemana que abandonó todo por él) y no ella, las declaraciones del artista sobre Etchingham refiriéndola como su novia del pasado, presente y futuro y hasta su Yoko Ono, así como dedicarle una de sus mejores canciones: ‘The wind cries Mary’ (Mary es el segundo nombre de Etchingham), me permite llegar a la conclusión de que para Hendrix sólo hubo un amor verdadero, el primero.

La canción en cuestión.

¿Más amor o desamor? Nada es claro en esta vida para nadie.